[Crítica] «La Revelación»: En Busca de la Redención

Tiempo estimado de lectura: 3minutos, 39segundos

Gracias a nuestros amigos de “Bf Distribution”, tuvimos el agrado de ver “La Revelación, cinta de corte dramático que se entrelaza con el thriller, donde los protagonistas se enfrentan a sí mismos, en una búsqueda por redención.

En la cinta, un oficial de libertad condicional, Jack Mabry (Robert De Niro), a punto de jubilarse, recibe el caso de un recluso; Gerald “Stone” Creeson (Edward Norton), acusado de encubrir el asesinato de sus abuelos con un incendio. “Stone” debe convencer a Jack que se ha rehabilitado, mientras que su esposa (Milla Jovovich) intenta manipular al oficial, para conseguir la libertad de su marido.

Esta es la segunda colaboración de Norton y De Niro, luego de participar juntos el 2001 en “Un Golpe Maestro”. A su vez, esta es la segunda cinta de Norton bajo las ordenes John Curran (Adulterio), quienes trabajaron juntos el 2006 en con Edward Norton (El Velo Pintado).

Jack Mabry, debe estudiar a los reclusos para hacer un informe, el cual será revisado por una audiencia que decidirá si se otorga o no la libertad al reo. Pero su último caso resulta ser complejo: Stone, ha cumplido más de la mitad de su sentencia, ya no soporta el encierro y su mal temperamento le juega en contra frente a Jack.

La relación entre ellos se perturba por los juegos psicológicos de Stone, quien traspasa sus culpas a Jack, generando una crisis de conciencia en él.   La fe juega un rol fundamental; mientras Stone se acoge a ella en busca de redención, Jack se aparta, por no encontrar la paz que su conciencia necesita, revelando su naturaleza: la del ser pecador que pretende rectificar su vida al ir cada domingo a misa.

Pero todo se complica cuando la esposa de Stone, Lucetta (Milla Jojovich), se entromete en la vida del oficial, dispuesta a todo con tal de conseguir la libertad para su marido, destruyendo las barreras que separan la vida laboral y personal de Jack.

La individualidad marca la pauta en la película, vemos a personajes que interactúan entre sí, pero no logran profundizar en sí mismos ni establecer un lazo que los una más allá de las circunstancias.

Robert De Niro (Taxi Driver) se ve cómodo en su personaje, pero aún así deja con gusto  poco con su interpretación, la cual es bastante pareja.    Por otra parte, Edward Norton (El Club de la Pelea) consigue una actuación impecable; la transición de su personaje desde su primer encuentro con Jack hasta el final de la película es sustancial, tanto en su personalidad como en su apariencia. Su transición a nivel espiritual es notable, sobre todo si consideramos que el propósito de la cinta es exponer la fe sobre los actos naturales del hombre (aunque no resulta del todo), y Norton capta a la perfección aquella esencia con su personificación “bien acabada” (según mi humilde criterio).

Milla Jojovich (Resident Evil) destaca sin duda alguna. Logra desenmarcarse de sus típicos personajes de acción, convirtiéndose en una verdadera “femme fatale”: decidida, fría y calculadora, que utiliza su sensualidad para conseguir sus objetivos.

El personaje de Madylyn, interpretado por Frances Conroy (Six Feet Under) es suficiente. Su participación es percibida a duras penas. A pesar de ser fundamental en la historia (en el prologo), no consigue la atención o participación que corresponde, o que debería tener.    Pero este problema, al igual que los vacios en la historia y en los personajes se debe íntegramente al guión, a cargo de Angus MacLachlan (Junebug). Las falencias de este quedan en evidencia al no profundizar en la historia de los personajes, al no esclarecer el sentido; el propósito de la cinta, que se pierde entre temas valóricos, de autoestima y fe.

“La Revelación”, no es una película para satisfacer la necesidad de entretención, tampoco para disfrutar una tarde amena de cine con los amigos.  “La Revelación” es un drama de reflexión, para encontrarle sentido al actuar humano. Para deleitarse con las interpretaciones de un puñado de buenos actores, acompañado de una excelente fotografía.

Para quienes gusten del género, les recomiendo “Toda la Verdad (2002) con Ashley Judd, Morgan Freeman, Amanda Peet y James Caviezel.

Buena.

Pastitoway.

Comunicador Social en Marketing. Cinéfilo √ Ñoño √ Soñador √ Amo el té, la piña, y el cine.

Sin comentarios

Deja un comentario

PLANETA

ESCAPE TALES: SIN MEMORIA

Infórmate día a día

¡Suscríbete y recibe toda nuestra información en tu correo!

Únete a otros 19.715 suscriptores

ESCAPE TALES: EL DESPERTAR