[Reseña] «Guasón»: ¡Envíen a los payasos! Entre la ira y la locura

Tiempo estimado de lectura: 4minutos, 48segundos

El Joker es probablemente uno de los villanos más icónicos de la historia del entretenimiento. Conocido como la némesis de Batman, y con múltiples apariciones  y famosas interpretaciones siempre insertas en dicho contexto, «Guasón» es la primera vez que lo vemos de forma autónoma y con una historia original, en su mayoría alejada de referencias a cómics y a lo que ya conocemos del personaje.

Con altas expectativas a causa de su exitoso estreno en el Festival de Cine de Venecia, en donde fue extensamente aplaudida, nos enfrentamos a una cinta que parece reunir todas las características para ser un éxito rotundo. ¿Lo será realmente? 

Sinopsis: Arthur Fleck (Joaquin Phoenix) es un hombre ignorado por la sociedad, cuya motivación en la vida es hacer reír. Pero una serie de trágicos acontecimientos le llevarán a ver el mundo de otra forma. Película basada en el popular personaje de DC Comics, Joker, conocido como archivillano de Batman, pero que en este film tomará un cariz más realista y oscuro.

En un escenario en donde las historias originales parecen estar agotándose y donde es cada vez más común encontrarse con retellings, «Guasón» nos presenta una reimaginación que no sabíamos que necesitábamos, de un personaje que parecía ya completo. El trabajo del director Todd Phillips junto con el guionista Scott Silver rebosa de genialidad, utilizando la estructura fundamental del personaje para encantarnos con una nueva trama que tiene mucho más sentido en el mundo en que vivimos, convirtiendo la cinta en algo oscuro y realista, llena de frases y momentos que quedarán marcados en tu mente.

De forma sumamente inteligente, los creadores saben integrar lo más medular del personaje con este nuevo arco narrativo que no podría calzar de mejor modo, evitando cualquier tipo de rechazo a esta reestructuración de un personaje tan importante y conocido en el universo de DC.

«Guasón» abandona la caricatura para entregarnos a un personaje real, roto y sumamente aterrador. Acechado constantemente por su trastorno mental, Arthur Fleck es una persona que está lejos de ser considerado normal, pero que intenta sobreponerse a su precaria vida con las escasas herramientas que posee, luchando constantemente por integrarse a una sociedad que lo abandona, rechaza y se burla de él, y cuyos constantes fracasos y decepciones inevitablemente comienzan a mellar en una inestable voluntad. Algo que quizás hemos visto en numerosas ocasiones, pero de lo que rara vez somos conscientes.

Joaquin Phoenix hace una interpretación brillante de un personaje con dos polos totalmente opuestos: Uno de esta persona insegura, enferma y constantemente abusada y condenada a fingir lo que no es para poder encontrar un espacio para sobrevivir. Por otro lado, le da vida a su catarsis: El joker, este disfraz con el que puede liberarse de los juicios, escapar de la vergüenza y la culpa y que poco a poco se transforma en la puerta abierta que da rienda suelta a la oscuridad que vive en él.  Su representación es totalmente absorbente, utilizando todo los elementos en pantalla a su favor. Con un desplante profundo de emociones y corporalidad ya admirables en el actor, este papel es la máxima expresión de su innegable talento.

La construcción del personaje toma su tiempo, pero de eso se trata todo esto: de profundizar en el origen de un personaje, sus motivaciones e ideas. Conoceremos qué es lo que realmente lo quebró y el camino que termina por liberar la maldad que crece en él a través de una narrativa que lo desmarca de su papel de villano para transformarlo en una especie de anti-héroe que es casi imposible no entender, al menos en algún nivel.  Una construcción que casi nos impide compararlo con cualquier representación del personaje de la que hayamos sido testigos, pues esto se trata de algo totalmente diferente.

Y pese a que todas las luces apuntan al protagonista, «Guasón» no pierde ninguna de las oportunidades que se le presentan. Llena de simbolismos y referencias, el contexto de la historia está también muy estudiado, haciendo que hacia el final de los hechos no puedas creer que esta no haya sido la versión original de todo. No está de más mencionar que la fotografía y el sonido no hacen más que reforzar una obra que pareciera no tener mayores fallas. 

Como mucho se ha criticado, la cinta posee altos niveles de violencia, pero cuyo peso no necesariamente radica en la violencia física (que está presente) sino que en el alto nivel de violencia social: El caos predomina, y solo se necesita una pequeña llama para encender la ira y el inconformismo que vive en todos, con terribles consecuencias. La película logra mostrarte las razones tras estos sentimientos, generando algo parecido a la empatía con dicho desastre y eso es lo que más asusta, pues nuestro propio mundo está poco a poco caminando en una dirección que podría parecerse, haciendo que te preguntes: ¿Qué es lo que realmente nos separa de la ficción que vemos? La respuesta es quizás lo más peligroso de toda la cinta: Probablemente mucho menos de lo que nos gustaría. 

Para rematar: Sí, todo lo que han leído y escuchado es cierto.«Guasón» es probablemente la mejor película del año. Una cinta inteligente y atrevida que no dejará a nadie indiferente, y que por ninguna razón puedes dejar de ver. En carteleras nacionales gracias a Warner Bros. Pictures Chile.

Barbara Myhew
26 aunque no me creas. Inquieta y perfeccionista. El tiempo es poco, la vida mucha, pero de alguna forma nos las arreglamos. En redes como @barbaramyhew

1 comentario

  1. Alvaro Pino dice:

    Reseñas calienta sopa …
    Ahora tengo ganas de ir a verla, gracias CineBoooooom!

Deja un comentario

PLANETA

ESCAPE TALES: SIN MEMORIA

Infórmate día a día

¡Suscríbete y recibe toda nuestra información en tu correo!

Únete a otros 19.748 suscriptores

ESCAPE TALES: EL DESPERTAR